Buscar:

viernes, 20 de julio de 2012

¿Oportunidades?

Un más que interesante post en MudaLand - The Actio Blog nos ha hecho reflexionar sobre como poder aprovechar nuestras oportunidades y el afrontarlas de forma realista. Porque en los tiempos que corren cualquier oportunidad puede ser un foco de éxito y productividad.

Partiendo de la base de que una idea no tiene porque ser una oportunidad, vamos a tratar en el presente post de la gestión de las oportunidades.

Hace unos días hablaba con un experto en temas de Excelencia Operacional. En la charla, me comentó un par de símiles que me hicieron reflexionar al respecto, y que dieron pie a la entrada que estáis leyendo.

El primero de ellos era que las oportunidades de mejora se presentan como las frutas lo hacen en un árbol. Algunas de ellas están muy cercanas y son fáciles de recoger, y otras se hallan en la parte más alta de la copa y precisamos de mayor esfuerzo y medios para conseguirlas. En la Mejora Continua, pasa exactamente lo mismo. Hay oportunidades de mejora muy asequibles y, sin embargo, hay otras que su recolección se nos antoja y es en muchas ocasiones, más difícil.

El segundo símil, tiene que ver con las gallinas y concretamente con su capacidad de vuelo. En concreto, el enunciado del símil decía que con buen viento hasta las gallinas vuelan. Lo que viene a significar que realizar Mejora Continua cuando todo nos es favorable es francamente sencillo. Lo más retador es cuando las actividades a llevar a cabo son complejas.

Como complemento de este último comentario, recordar la frase del gran Séneca en la que decía que ¨no hay viento favorable, para el que no sabe donde va". En definitiva, que aunque la gallina pueda volar en algún momento, sino tenemos claro nuestro rumbo, el esfuerzo puede ser en balde.

Para concluir y redondear el presente post, añadir una herramienta que quizá ya hayamos comentado en algún momento, pero que viene que ni pintada para el tema que nos ocupa en el día de hoy. No es otra que la Matriz de Eisenhower (sí, sí, la del que fue general y presidente de los Estados Unidos), en la que nos mostró cómo priorizar esas oportunidades (al final, tareas) en función de dos variables, la de la importancia y la de la urgencia.

Veamos cómo aplicarla en nuestro quehacer diario de la Mejora Continua, mirando a la matriz gráfica que acompaña a esta entrada:

  • Cuadrante A (importante y urgente): máxima preferencia por la acción inmediata. Just do it!
  • Cuadrante B (importante, pero no urgente): colocar en el plan de acciones con fecha prevista de ejecución. Just plan it!
  • Cuadrante C (no importante, pero urgente): calibrar la urgencia y la importancia, y decidir si lo ejecutas, lo delegas a terceros o lo planificas. Just study it!
  • Cuadrante D (ni importante ni urgente): no pienses ni gastes ni un minuto en ello. Just forget it!
 ¡Venga vamos a por las oportunidades que tenemos delante, que son muchas! ¡Cuanto antes es tarde!